Información que debes saber

¿Qué es la 'pérdida total' y cómo se determina?

 

Se considerará pérdida total cuando:

 
a) El costo de reparación de los daños supere el porcentaje indicado en tu póliza del valor comercial del vehículo asegurado al momento de determinarse la pérdida; o 
b) El vehículo sea robado o hurtado y no sea recuperado o ubicado por servicios policiales en el plazo de 30 días corridos luego de la denuncia.
 

¿Y cómo se calcula el valor de mi vehículo?

Existen dos modalidades para calcular la indemnización de tu vehículo: el valor tradicional y el valor comercial.
 
a) En la forma de valor comercial, el monto es de acuerdo a su valor comercial al momento del siniestro, sin deducción a título de prorrateo. En el caso de los seguros contratados bajo esta modalidad, no necesitas indicar una suma asegurada, y si lo haces, será solamente referencial.
 
b) La forma de valor tradicional, se establece al momento de la contratación en relación al valor del vehículo que ha determinado el asegurado en acuerdo con la compañía. En este caso, el monto de la indemnización se calculará en relación al valor comercial del vehículo y en ningún caso podrás ser indemnizado por un monto superior a la suma asegurada. Si la suma asegurada es inferior al valor comercial del vehículo al momento del siniestro, deberás ser tú el que se haga cargo de la diferencia.
 
En caso de pérdida total, si la compañía no opta por reemplazar el vehículo asegurado, la indemnización será equivalente al valor comercial de tu auto al tiempo del siniestro, teniendo como límite la cantidad asegurada de acuerdo con la modalidad de cobertura pactada en las Condiciones Particulares del seguro que hayas contratado. Es posible no incluir dentro de esta cantidad asegurada los restos o salvamento, siempre y cuando las partes acuerden que éstos queden en poder del asegurado.
 
En caso que los restos queden en poder de la compañía, deberás otorgar a la compañía un mandato especial para que, en tu nombre y representación, proceda a reparar total o parcialmente, vender o transferir los restos de tu vehículo. Para esto, debes suscribir y entregar los documentos que sean necesarios para legalizar la transferencia de dominio.